miércoles, 9 de octubre de 2013

Islas, generalmente vírgenes, sin posibilidad de formar un archipiélago

Releo una cosa mía que he encontrado por alguna esquinita de Internet. Por lo que veo, escribí alguna vez que “no se puede conocer, realmente, a ninguna otra persona, como a lo mejor es imposible conocer, en realidad, incluso a uno mismo. Somos islas, generalmente vírgenes, sin posibilidad de formar un archipiélago”.
No lo recordaba, pero... qué razón llevo, chico. El fondo y la forma llevan mi ADN: aunque no recordaba este texto, reconozco la paternidad.
Qué sensación tan extraña... ser capaz de escribir una frase redonda, como las que leo en algunos libros.
Hoy me he ganado el descanso.

4 comentarios:

  1. Qué grande eres, Antonio. Me tienes embelesado... Es un placer ser tú.

    ResponderEliminar
  2. Como siga en este plan, acabaré como Ana Rosa Quintana, con una revista donde sólo puede salir ella en la portada...

    ResponderEliminar
  3. jajajaj que bueno leerte amigo Antonio

    ResponderEliminar
  4. jajajaj, si es que el que no se consuela es porque no quiere... Yo no necesito mandarme mensajes anónimos para contestarme a mí mismo, en el fondo estoy demasiado enamorado de mí para hacer eso, jajaja. Di tú que me entran celos de ese anónimo...
    un abrazo fuerte

    ResponderEliminar