sábado, 11 de julio de 2020

GUERRA

La guerra vivida en primera persona...
Impactante.

https://josedavidaguayogaliot.blogspot.com/2013/01/cortometraje.html?m=1&fbclid=IwAR1A4V80j2c9vWvu17zN4tkeuLeI43bnCxuTsJt73vDA6BYRIZM4ASMnK94

domingo, 5 de julio de 2020

YO TAMBIÉN NECESITO LOS HUEVOS (ENSOÑACIONES ALLENIANAS)

YO TAMBIÉN NECESITO LOS HUEVOS
                                                                                                                                  Antonio J. Quesada

Hace bastante tiempo que no escribo. Bueno, tampoco es exacto, pues es inevitable en un “lletraferit” que por aquí o por allá caiga algo. Además, me traigo entre manos un poema inspirado en una vivencia personal, como sucede con otros tantos, aunque maleado por la diligencia creativa. Nació tras conversar con “Tijeritas”, aquel cantante de Calle Los Negros que era tan famoso durante mi infancia. Mas no cabe duda de que escribo poco. Tampoco se caerá el mundo.
Pese a ello, estoy incubando cosas. Abriendo paréntesis a las tareas de trabajo y a la supervivencia leo mucho, reflexiono (aunque callo: no quiero líos), disfruto del buen cine, escucho música digna y soy como me gusta ser: alguien que vive vuelto hacia su interior. Sí: siento que crezco, aunque será nuestro secreto.
Si algún día me pongo a escribir algo, inevitablemente todo eso que está metabolizado saldrá. Me interesa la idea: no sé si me atrae lo que escribo, pero me atrae (y mucho) lo que metabolizo.
Si lo escribo, será un homenaje a mí mismo. Si se publicara, hipótesis remota, será un homenaje a quien le apetezca leerme.
Ahora que lo pienso, hay que ser presuntuoso para pensar que lo que uno escribe le interesa a alguien. Sí. Pero… en el fondo, un creador no puede evitarlo. Sucede como en aquel mítico chiste que nos recordaba Woody Allen: un señor comentaba con otro que su hermano estaba mal de la cabeza, y pensaba que era una gallina. “Internadle en un centro psiquiátrico inmediatamente”, sugería el contertulio, a lo que el señor que confesaba el problema familiar contestaba, muy diligente: “No es posible: necesitamos los huevos”.
Sí. Yo también necesito los huevos.

                                               (Entrada de un Diario inédito que escribo)

miércoles, 24 de junio de 2020

RELATO "COMO SIEMPRE"

Mi relato “Como siempre”, ha sido publicado en “El exilio interior. Palabras contra la soledad”, Fundación Rafael Pérez Estrada, 2020, pp. 117-118.

https://fundacionrafaelperezestrada.com/index.php/2020/06/24/ya-disponible-la-descarga-del-ebook-el-exilio-interior-palabras-contra-la-soledad/?fbclid=IwAR1O7_LlJFyd7oOtcKgFUlycx1_sfcwMJeM_ycS9vRo3W12imYbisn_-2rU
T
odo un HONOR.

 
COMO SIEMPRE

Antonio J. Quesada

Como todo hijo de vecino, estoy en estos días confinado en casa. Son tiempos duros de guerra contra el coronavirus. Pero es imprescindible ganar esta guerra para volver, de algún modo, a recuperar nuestra vida anterior.

En casa tengo todo lo que mi alma necesita: mis libros (sin escapadas a bibliotecas y librerías, también es verdad), mis películas, mis músicas, etcétera. Todo: todo eso que mi mundo interior exige para ser persona está aquí. Es como un muro protector. “The Wall”, le llamo.

En ocasiones algún amigo me pregunta que cómo estoy, en estas duras condiciones, y siempre contesto del mismo modo: estoy como siempre. Con la libertad de movimiento restringida (ir al supermercado o a tirar la basura es una auténtica aventura en los Mares del Sur), pero en lo que toca a mi vida interior, la esencial (la que me permite ser y estar), estoy como siempre.

Sartre dijo alguna vez que jamás fue más libre que en el París ocupado por los alemanes. Le entiendo. Soy más libre confinado que muchas personas que necesitan el mundo exterior para ser felices.

¿Cómo estoy? Pues con mi vida interior: como siempre.