sábado, 16 de marzo de 2019

TEXTOS DE UN POETA QUE IBA DE PASO (II)

Se acaban de publicar unos versos míos en la Revista Cultural Aquarellen Literatura. Todo un HONOR que agradezco.
Uno de los poemas inéditos recogidos es "Forzoso huésped". Dice así:

 
Forzoso huésped
Huésped forzoso:
así
me siento durante las Navidades.
Huésped extraño.
Como alguien que redime penas por trabajo,
cada año intento soportar la dictadura del calendario
como mejor sé.
Luces, villancicos, recuerdos, gentíos, moscas sartreanas,
toda esa cacharrería estéril
que no cesa
y que debo tolerar si deseo sobrevivir
y llegar hasta el día siete de enero.
Como alguien obligado por el ángel exterminador
a no salir de la estancia mientras dura aquello
permito,
extrañado,
que todo siga su curso
con la finalidad de volver algún día a la vida.
Extraño huésped.
Me siento durante las Navidades
así.
Forzoso huésped.
(Antonio J. Quesada: poema inédito)

TEXTOS DE UN POETA QUE IBA DE PASO (I)

Se acaban de publicar unos versos míos en la Revista Cultural Aquarellen Literatura. Todo un HONOR que agradezco.
Uno de los poemas inéditos recogidos es "Nada". Dice así:


 

Nada

Yo marcharé y no pasará nada.

Los días y las noches mantendrán su periodicidad.

Las estaciones del año, sin duda, también.

Los niños seguirán jugando con la pelota.

Las chicas continuarán tan guapas como siempre (o más).

Mis compañeros de trabajo tramarán sus estrategias

y representarán su farsa en horario de oficina.

Mis vecinos, obviamente, criticarán.

Mi entorno seguirá teñido de mediocridad y envidia

y

nadie me echará en falta.

Yo marcharé y, por supuesto, no pasará nada.

 

(Antonio J. Quesada, poema inédito)

sábado, 9 de marzo de 2019

DEL OTRO BANDO



Del otro bando
Del otro bando
me consideran
todos.
Porque aquí, que nadie te engañe, hay una guerra
y, por tanto, hay bandos.
Como no sigo sus consignas
aseguran
que sigo las consignas del bando de enfrente.
Así de sencillo. Así, todo controlado:
ubicado, etiquetado y domesticado.
Pasteurizado.
Me miran con desconfianza.
Me exigen explicaciones de lo que hacen "los míos"
(de todo eso tan condenable que aseguran que hacen).
Bajan la voz cuando me acerco. Cuidado conmigo:
soy del otro bando. No soy de fiar.
Pensar con cabeza propia
es lo que tiene:
razonas en soledad
pero
vives, igualmente, en soledad.
Todos
me consideran
del otro bando.

(Antonio J. Quesada, poema incluido en Antología "Profesores y Poetas", a cargo de Antonio Aguilar, Universidad de Málaga, 2018)

lunes, 4 de marzo de 2019

BERTOLUCCI E PASOLINI: MANUAL DE USO CULTURAL





"Manual de Uso Cultural" (número 41, 2019) publica un trabajito que escribí sobre "Bertolucci y Pasolini". Un placer que agradezco. Es el que sigue.


BERTOLUCCI E PASOLINI: SEMPRE VICINI?


 

 

Antonio J. Quesada

 

 

No hace mucho tiempo falleció el gran Bernardo Bertolucci (noviembre de 2018). Se le podría presentar de muchas maneras: como el responsable de llevar al cine “Il conformista”, de Alberto Moravia; como el director polémico de la polémica “El último tango en París”; como el genial autor de “Novecento”; como un director de cine imprescindible, cargado de los más importantes galardones, etcétera. Pero me voy a tomar la libertad de recordar al joven Bertolucci, como algunos hacían con el joven Marx: recordar a ese chico llamado Bernardo. Al hijo de Attilio, buen amigo de Pier Paolo Pasolini, con quien se iniciaría Bernardo en el cine. Y con quien tiene interesantes paralelismos. ¿Siempre próximos?

Hijo de Attilio Bertolucci, aquel poeta, historiador del arte y crítico de cine que ayudó a Pasolini a publicar Ragazzi di vita (la primera vez que Bernardo abrió la puerta de casa a Pasolini, que venía a ver a su padre, le tomó por un delincuente), incluso Wikipedia le dedica un retrato más o menos fiel (no hace falta que ahora lo haga yo aquí). Pero sí me parece interesante recordar cómo desde siempre fue una persona con inquietudes creativas, como sucedía a Pasolini: escribía (ganó el Premio Viareggio a los veintiún años con su primer libro de versos, In cerca del mistero; once años después de que lo ganara su padre, por cierto) y ya comenzaba a realizar trabajos en cine (los cortometrajes La teleferica o Morte di un maiale) cuando llegó su gran oportunidad: ser ayudante de dirección de ese sugerente amigo de su padre, el polémico Pier Paolo Pasolini, en su primera película, Accattone (1961). Como eran vecinos, Bernardo buscaba a Pasolini pertrechado con esos papelillos que siempre llevan los poetas, para enseñar al mundo sus últimos poemas. Todo un privilegio para él. Llegó al cine para seguirse expresando, como Pasolini, y sin grandes conocimientos técnicos previos (aunque con una cultura cinematográfica mayor que la de Pasolini), se lanza a este sugerente ruedo. Y prácticamente debutarán juntos, en Accattone. “Pero Pier Paolo, nunca he trabajado como ayudante de dirección”, comentó Bernardo cuando Pasolini le ofreció ese puesto en su primera película. “Y yo nunca he dirigido una película”, contestó Pasolini. Y juntos, envueltos en cierto aroma adánico, hicieron la película e ingresaron en la Historia del Cine. Pasolini marcará a Bernardo, que siempre quedará maravillado por esa personalidad desbordante: Pasolini trabajaba como un loco sin que lo pareciera, y dirigía cine (desde la nada técnica) mientras escribía poesía, narrativa, ensayos, etc. Bernardo siempre consideró un privilegio ver nacer ante sus ojos a un cineasta, y a un cineasta llamado Pasolini. Ese Genio.

En 1962 dirigiría La commare secca, en la que Pasolini será coguionista de la adaptación de una historia que él había escrito (sigue ese aroma pasoliniano de una Roma marginal y subproletaria). Pasolini había escrito el texto, pero ya tenía en la cabeza Mamma Roma, y consideró oportuno que fuesen Sergio Citti y Bernardo los encargados de sacar adelante el proyecto. Trabajaron en el guión y el productor supo que Bernardo, a quien le temblaban las piernas al decir que sí, sería el director, y le imprimiría su propio tono a un trabajo con evidente aroma pasoliniano.

Cada uno seguiría su camino, pero Bernardo quedaría marcado para siempre por esta privilegiada relación. En La religione del mio tempo (1961) Pasolini dedicará a Bernardo el poema A un ragazzo, y éste contestará con otro poema, A Pasolini. Lujos entre creadores. Siempre cercanos. Sempre vicini.

Apuntan que, con el paso del tiempo, ciertas críticas a “El último tango en París” enfriaron la relación entre ambos, aunque no es del todo exacto. El 16 de marzo de 1975 se enfrentaron en un campo de fútbol, en Cittadella (Parma), los equipos que trabajaban en Novecento y Salò, que se rodaban en aquel momento. Ganó 5 a 2 el equipo de Bertolucci, pero mientras éste no jugó, Pasolini capitaneó a su equipo. Hay quien dice que fue un partido de reconciliación. No sé.

domingo, 3 de marzo de 2019

ESE INCAUTO


Antonio Jota Quesada
                           A ese incauto
Qué complicado resulta
sostener cada día, desde temprano,
a ese incauto al que llamaron
Antonio Jota Quesada.
Qué complicado.
Enredó su vida.
Se enredó su vida.
Enredaron su vida
o qué sé yo,
y no hay quien ponga, ya, orden ahí.
Siento confesarlo,
pero
qué complicado resulta
sostener cada día, desde temprano,
a ese incauto al que llamaron
Antonio Jota Quesada.

(Antonio J. Quesada, poema incluido en Antología "Profesores y Poetas", a cargo de Antonio Aguilar, Universidad de Málaga, 2018)

miércoles, 27 de febrero de 2019

MALAGUEÑA SALEROSA


Qué bonitos ojos tienes
Debajo de esas dos cejas
Debajo de esas dos cejas
Qué bonitos ojos tienes
Ellos me quieren mirar
Pero si tú no los dejas
Pero si tú no los dejas
Ni siquiera parpadear
Malagueña salerosa
Besar tus labios quisiera
Besar tus labios quisiera
Malagueña salerosa
Y decirte niña hermosa
Que eres linda y hechicera
Que eres linda y hechicera
Como el candor de una rosa
Si por pobre me desprecias
Yo te concedo razón
Yo te concedo razón
Si por pobre me desprecias
Yo no te ofrezco riquezas
Te ofrezco mi corazón
Te ofrezco mi corazón
A cambio de mis pobrezas
Malagueña salerosa
Besar tus labios quisiera
Besar tus labios quisiera
Malagueña salerosa
Y decirte niña hermosa
Que eres linda y hechicera
Eres linda y hechicera
Como el candor de una rosa
Como el candor de una rosa

Autores: Elpidio Ramírez Burgos / Pedro Galindo Galarza

lunes, 25 de febrero de 2019

"ANTOLOGÍA: PROFESORES Y POETAS": UN TEXTO


 Uno de los poemas incluido en la Antología "Profesores y Poetas" (Universidad de Málaga, 2018).
Todo un honor.

Mi mundo se derrumba y yo escribo poemas

Este no es el comienzo de una hermosa amistad.
No hay piedad, no hay perdón, no hay abrazo.
El mundo se derrumba y tú escribes poemas
(Juan Cobos Wilkins)

Mi mundo se derrumba y yo escribo poemas.
Sí, es exactamente así.
Sabedor de que solamente la creación me salvará,
de que no hay otra salida,
no queda más opción
que,
mientras todo a mi alrededor cae a plomo,
escribir mis textillos.
Como el protagonista de aquella novela de Baroja
que nos obligaban a leer en el Bachillerato,
y a la que solo volveríamos por placer con el paso de los años,
constatas que las puertas se van cerrando, una tras otra.
Los portazos en la nariz no los evitará nadie, no hay manos amigas.
¿Desencanto?
Puede ser, aunque poco te encantara de un tiempo a esta parte:
ya sabías de qué iba eso de vivir.
Tristeza, quizá: por lo que pudo haber sido
y nos empeñamos en que no fuera.
Sí, es exactamente así:
mi mundo se derrumba y yo escribo poemas.

                                                         (Antonio J. Quesada)