domingo, 17 de enero de 2021

ENTRADA DE UN DIARIO DESENCANTADO

 "Sigo escribiendo poco. Sobrevivir lleva su tiempo. Mejor así: la Historia de la Literatura Española jamás podrá agradecerme tanta gentileza, por mi parte.

En un momento de descanso de la prosa jurídica, con la que salgo adelante en la vida (y no mal), extraigo de la estantería el tomo III de los Diarios de José María Souvirón, lo abro por una página al azar (resulta ser la página 365) y leo: “La soledad, de la que tanto me he quejado a veces, se me ha ido haciendo tan “costumbre” que ahora, cuando la voy a romper alguna vez, me detengo antes para ver si prefiero continuarla y casi siempre la continúo. Es decir, que cuando tengo que elegir, suelo elegir la soledad, salvo en muy raras ocasiones de compañía grata y sana. Ya he aprendido a aburrirme en compañía y aún no he aprendido -¿para qué?- a aburrirme en soledad”. Sí. Lleva toda la razón.

Lo devuelvo a la estantería con la sensación de que he tenido un fructífero diálogo con un buen amigo. Y no queda más remedio que volver a la prosa jurídica. The show must go on".

(Antonio J. Quesada: entrada de hoy en ese diario desencantado que tengo por alguna parte)

jueves, 10 de diciembre de 2020

BARDEM-BERLANGA, BERLANGA-BARDEM...

 Qué grandes, cada uno a su manera.


https://elcultural.com/bardem-y-yo?fbclid=IwAR1-6OED-hbw9IVikZyuCaDdkrjm_pQ29B_K8CE5npt7QJdxGJFydcT3aXk


sábado, 28 de noviembre de 2020

CIERTA ENTRADA DE MI DIARIO (DIARIO INÉDITO, BIEN SÛR)

 

Ayer se cumplió una efeméride interesante en mi vida profesional: cumplí mi primer año como funcionario. Día de los Inocentes, muy propio.

No hace mucho (ni recuerdo la fecha exacta) se cumplieron quince años de la obtención de mi Doctorado.

Se me olvidan las efemérides. Estoy en otras cosas y, claro, no se puede estar en todo.

(Antonio J. Quesada: diario inédito. Entrada del 29 de diciembre de no sé qué año)

miércoles, 25 de noviembre de 2020

POEMA "RETRATO"

 

No frecuento, ya, el trato con poetas. Pero siempre es agradable ver algún texto publicado por alguna esquinita de donde sea. Si, además, no está uno descontento con el texto y la publicación es una bella obra de arte, el agrado se convierte en honor.
Es un HONOR formar parte de los "Pliegos de Poesía Málaga, Capital Coín en recuerdo de Rafael Pérez Estrada". Quiero agradecer a Juvenal Soto, a José Manuel García Agüera y a la Fundación el haberme tenido en cuenta para esta colección y el bellísimo pliego que, si el virus no acosara, se hubiese presentado mañana en Coín.
"Retrato", mi texto, es un poema que me gusta remirar. En él me recreo en los temas que me resultan afines y... en él estamos mi(s) mundo(s) y yo. 
 
 
 

Retrato

 Puede
que algún día sea retrato.
Retrato que presidirá solemnes salas de reuniones,
alcanforadas estancias familiares,
o esos sitios respetables de costumbre
repartidos por los mejores salones de la ciudad.
Allí estaré:
con el rostro severo de las grandes ocasiones,
la toga y la muceta en perfecto estado de revista,
las condecoraciones, cruces de no sé qué
(Medalla de Académico de algo incluida),
y todo lo demás.
Y cuando miren mi rígida efigie, tiempo después
(yo ya habré muerto, incluso),
algún incauto que todavía razone
pensará (mas no dirá):
"tantas conferencias,
tantos sexenios de investigación y quinquenios de docencia,
tantos premios y tantas batallas
para eso".
Para terminar en una tela mal pintada
que preside sitios presidibles.
Puede
que algún día sea retrete.

 

 http://www.fundaciongarciaaguera.org/malaga-capital-coin-rafael-perez-estrada/pliegos-de-poesia/09_antonio-j-quesada.php?fbclid=IwAR0W3mYIMUWWdGk9p-ghEVqSkcqmtGKQb4mEWhNArtPtrF9OPnq5hqNcaTo

martes, 24 de noviembre de 2020

CUANDO BÉCQUER TAMBIÉN SE COLOCÓ LA MASCARILLA: LECTURAS DE VIAJE

Ayer se presentó en Madrid el último número de "Oropeles y guiñapos", por lo que el hecho dulce de colaborar en dicha revista se tiñe de tono agrio, al saber que apagamos la luz de la misma. Homenaje a Gustavo Adolfo Bécquer.

GRACIAS, querido y admirado Agustín Porras, por confiar en mis textos.

 https://www.fundacionalambique.org/images/stories/oropeles7/revistaoropeles7.pdf?fbclid=IwAR2O_W9QVkPNSQ87xTUiy2R7OXhHfq0fofByFbBc1dTI0oYQ4sIWzbCLP8Y

 

 

CUANDO BÉCQUER TAMBIÉN SE COLOCÓ LA MASCARILLA: LECTURAS DE VIAJE

 

Antonio J. Quesada

 

“Trabajo todo el día (…). No porque sea un adicto al trabajo, sino

porque me evita tener que enfrentarme al mundo,

uno de los escenarios que menos me gustan”

(Woody Allen: “A propósito de nada. Autobiografía”, Alianza, 2020, p.436)

 

 

Soy muy especial para mis lecturas de viaje, como lo soy en otras facetas de la vida. Pero mi vida no viene a cuento, en este momento: ni a mí me interesa, en ocasiones. Sigamos con las lecturas y con los viajes, que son más interesantes.

Cuando viajo mantengo un rito imprescindible: me hago acompañar, siempre, de un libro de confianza (una de esas lecturas que sabes que nunca te defraudarán cuando estés flotando en el aire), un diario deportivo de ese día (prensa deportiva: la más rigurosa que conozco) y una revista humorística de esa semana (el humor: lo más serio que hay en la vida). Voy turnando estas lecturas y así me olvido de que estoy en peligro de muerte, en manos de un piloto de avión que, espero, no tenga un mal día, como puede sucederle a cualquiera de nosotros en cualquier momento. Además, me acompaña esa triste maleta, preparada tarde y mal, que siempre llevamos los hombres en estos trances (y en la que inevitablemente faltará algo) y un equipaje de mano casi tan estrambótico como su dueño, que irá en el compartimento superior de la cabina, o entre las piernas (esto suena como erótico, pero no lo es).

En todo caso, quiero destacar cómo selecciono cuidadosamente mis paraísos artificiales para distraerme durante los trayectos que hago de vez en cuando.

Antes de que el coronavirus nos encerrara entre cuatro paredes, a esperar tiempos mejores, marché a Roma por cuestiones de trabajo (cuando uno viaja a Roma, sea para lo que sea, es inevitable asumir una proporción importante de placer). Y escogí una lectura a la que quería volver desde hacía años y no encontraba el momento: las Leyendas de Gustavo Adolfo Bécquer. Me apetecía volver a ese mundo mágico de prosa poética (poesía al margen de la más canónica poesía: las inolvidables Rimas). Mi intención era evidente: quería retornar, de noche, al Monte de las Ánimas, mantener las distancias con la Cruz del Diablo, enamorarme de unos ojos verdes, disfrutar de la música de Maese Pérez o de lo que es un beso, no desatender a los rayos de la luna (ese satélite espacial diseñado para románticos incorregibles), esconderme en la cueva de la mora o en la venta de los gatos o idolatrar a las apasionadas rosas de las que únicamente nos quedará el nombre.

El ambiente de las leyendas de Bécquer, trufado por los prescindibles cotilleos deportivos y las mejores viñetas satíricas y caricaturas, me sirvió para olvidar la complicada realidad previa a la pandemia, y el vuelo fue muy satisfactorio. Mi paraíso artificial funcionó.

Llegué a Roma, trabajé durante días hasta que el coronavirus lo oscureció todo y me escondí a esperar una posible salida consular que me permitiera esconderme, pero en casa. Llegó el momento, y Bécquer también me acompañó durante la dura repatriación que protagonicé. Junto a un giornale sportivo y fumetti divertenti, claro está. Se veía venir. Soy animal de costumbres.

Siempre asociaré estos viajes con un cúmulo de sensaciones contradictorias: la alegría de volver a Roma, la satisfacción de trabajar en algo apasionante, la preocupación por la extensión de un mortífero virus, la prudencia para evitar caer en sus garras, la vuelta a casa con nocturnidad y alevosía y la creatividad becqueriana para huir de la realidad más inmediata. No sé en qué proporción, pero… todo eso estuvo presente.

En aquellos viajes, no cabe duda, incluso Bécquer se colocó la mascarilla.

martes, 3 de noviembre de 2020

"MARIA MAGDALENA", DE TRIGO LIMPIO

MARIA MAGDALENA. Una canción de "Trigo limpio" que... no puedo escuchar una sola vez, cuando la pongo.

Maria Magdalena, Magdalena
Maria Magdalena, Magdalena

Maria Magdalena ya no esta
no oigo su guitarra se habra ido ya
llamela esta noche, quizas mañana,
tal vez jamas.

Maria Magdalena ya no esta,
dijo le dijera que no volvera
si quiere un consejo de un buen amigo,
olvidela

Ayer mi boca se helo en tu boca
y no te supe besar,
dime mi amor por que no te puedo amar

Maria Magdalena
ayer mi cuerpo rozó en en tu cuerpo,
que clara vi la verdad
la Magdalena de ayer hoy se te va

Maria Magdalena ya no esta
no oigo su guitarra se habra ido ya
llamela esta noche o quizas manana
tal vez jamas.

Maria Magdalena ya no esta,
dijo le dijera que no volvera
si quiere un consejo de un buen amigo
olvidela

Maria Magdalena
eres raiz yo soy hoja al viento,
soy guitarra y cantar
tu eres cama caliente y yo pajar

Maria Magdalena
Eres remanso y yo soy marea
y nunca pudiste cerrar
la jaula de donde huyo Magdalena

Maria Magdalena ya no esta
no oigo su guitarra se habra ido ya
llamela esta noche o quizas manana
tal vez jamas

Maria Magdalena ya no esta,
dijo le dijera que no volvera
si quiere un consejo de un buen amigo
olvidela

Maria Magdalena ya no esta
no oigo su guitarra se habra ido ya
llamela esta noche o quizas manana
tal vez jamas
Tomado de AlbumCancionYLetra.com
Maria Magdalena ya no esta,
dijo le dijera que no volvera
si quiere un consejo de un buen amigo
olvidela