viernes, 25 de abril de 2014

CINTURA LITERARIA... AL MENOS EN PRINCIPIO

Es una alegría tener la agendica cargada para los fastos del Día del Libro. No me quejo: si no la tuviera cargada estaría trabajando (no queda otra...) y batallando paréntesis para leer y ver cine tranquilo. Al menos, todo lo tranquilo que puedo estar.
Pero que se acuerden de uno para hacer cosas interesantes siempre es agradable.
El miércoles pasado, 23 de abril, tuvimos charla sobre Manuel Vázquez Montalbán en Alhaurín de la Torre, y salió todo fenomenal. Un lujo compartir con los amigos de Alhaurín a escritor tan poliédrico. Ratos así, para alguien que se gana las lentejas con el Derecho civil, son un regalo. Un paréntesis bello.
Este lunes 28 tengo en la Facultad de Derecho de la UMA una charla sobre Camilo José Cela y el Derecho civil, un divertimento que puede hacernos pasar un buen rato y descubrir algún demonio familiar de CJC, incluso. Si les apetece, a las 12'30, están invitadísimos.
No falta cintura literaria, al menos para las pasiones: pasar de MVM a CJC en cinco días... puede tener efectos secundarios.
Hagamos la prueba. Tendremos que asumir el riesgo, no queda otra.

domingo, 6 de abril de 2014

"LA PARTIDA": LA ETERNA HUIDA SIEMPRE APLAZADA

"Leer hasta entrada la noche y, en invierno, viajar hacia el sur": llevo marcado a fuego aquella vieja máxima de Eliot, pasada por el tamiz de MVM.
En una de mis imprudencias ("Desde el otro lado del espejo") incluí este poema, que incide en ello.
A ver si, tras hacerlo en verso, lo termino traspasando a la vida real,
un abrazo,

Antonio


La partida
Lo sé:
llegará el día
en que guarde
mis cosas
en una pequeña maleta
y parta.
Mi carta de identidad
(en el fondo,
para el Estado
somos un número
terminado en letra),
algunos libros imperfectos
que escribí,
algunos libros perfectos
que leí
(Kavafis, Wilde
y algún otro),
y tu foto,
para no marcharme
totalmente solo.
Cerraré con llave
e iré a la estación de trenes.
Miraré por última vez
mi ciudad
y marcharé.
Y volveré a
comenzar
en algún sitio,
lejos de todo
y de todos.

viernes, 4 de abril de 2014

MARGUERITE DURAS CUMPLIRÍA 100 AÑOS HOY

Hoy, 4 de abril, se cumplen 100 años del nacimiento de Marguerite Duras. Un número tan redondo, con tantas curvas, con esa sensualidad, hay que escribirlo con números, pues las letras lo embrutecen.
Hubo una época en que me interesó mucho la Duras: leí algunos de sus libros y como personaje me fascina (soy muy afrancesado en muchas cosas, a pesar de la costra italiana que luzco con tanta alegría y convicción, también). 
Además, la señora tuvo una vida no poco intensa: entre estancias y peripecias orientales y occidentales, guerras, paces, hombres-machos-compañeros-cretinos, cine, música, televisión, libros, adicciones y vida vivida, no se pudo quejar la señora. Todo un carácter.
Dicen que fue Semprún quien provocó su salida del PCF (http://elpais.com/diario/2010/12/19/eps/1292743618_850215.html), pero cualquiera sabe: un espíritu así de libre iba a durar poco por ahí, en cualquier caso. Con mi admirado Semprún de fondo o sin él.
Por algún sitio tengo una biografía de ella que leí hace ya mucho tiempo (veinte años, a lo mejor: "ahora que de casi todo hace ya veinte años", escribió un buen amigo mío en un poema), sus libros aparecen por un lado o por otro cuando busco otra cosa, y quiero hacerme con "Ese amor", de Yann Andréa, porque puedo ser un poco hortera a ratos y porque me encantan los libros de Tusquets y aprovecho la menor ocasión para llevarme alguno porque sí.
En fin, que hoy que reescuchaba al gran Aznavour casi al punto de llegar a las lágrimas (soy sentimental con algunas cosas), recuerdo también a la Duras.
Es que soy así...

miércoles, 2 de abril de 2014

Una sensación extraña: me vi en una Antología poética, me leí y...

... y no me disgustó lo que leí.  Era, para ser exactos, "Los márgenes del viento", publicado por Ediciones Rubeo en 2010 (http://www.casadellibro.com/libro-los-margenes-del-viento/9788493796112/1705695).
En concreto, aparecen ahí mis poemas "Nada", sobre mi infancia y el Barrio de la Victoria (raro, que yo escriba sobre Málaga: ni malagueño me consideraban algunos durante un tiempo), Tiffany (en el que confieso algunos de mis "Tiffanys" para esos días rojos que a veces nos asaltan) y "Relativismo", un brevísimo poema final, para compensar que el primero, pese al título de "Nada", es bastante largo (extraño en mis trabajos, por otra parte).
Se acompaña una breve biografía en la que, además de la indiscreción de confesar el año de nacimiento (del que se puede deducir que ya calzo 40 años: si no estuviera jodido con otras historias igual esto me daba motivo de reflexión), se hace lo que se suele hacer cuando uno se mete en estos menesteres: vender el producto. Vamos, que soy el rey de la baraja: he ganado muchos premios, he escrito no se cuántos libros que son la leche en pasta y prometo la luna al lector que se me acerque.
En fin, que hoy me releí pero no me disgustó.
En fin, que hoy fui feliz durante un rato.