lunes, 30 de enero de 2017

"Paseo matinal"... por Roma


 

Paseo matinal

Gran placer que no cuesta dinero:

bajar al Tíber

por la mañana temprano

y

pasear por su orilla

al nivel del agua.

A esa hora

sólo

compartes ruta con

algún corredor solitario,

algún ciclista que escucha la radio,

alguien que pasea con algún perro gruñón,

el barrendero, que le tocó trabajar hoy por aquí

o

algún mendigo que duerme debajo de algún puente mágico.

¡Qué paz!

Parece mentira

que sea

el mismo río ensangrentado de otras épocas.

(Antonio J. Quesada: "Cuaderno de Roma")

2 comentarios:

  1. La gratuidad de lo sencillo.Hermoso

    ResponderEliminar
  2. ... Y la belleza de lo cotidiano. Un placer, compartir estas complicidades, ¡gracias por visitar estas tierras!

    ResponderEliminar