martes, 9 de mayo de 2017

EXTRANJERÍA

Leo en el ilustrado artículo de un amigo una frase de Tzvetan Todorov que quiero compartir, pues creo que es muy sugerente: aseguraba Todorov que "cada uno de nosotros es un extranjero en potencia". Apuntaba tan brillante idea argumentando que a veces no se puede prever acerca de las vueltas que da la vida, y nunca se sabe si tocará hacer las maletas y salir a ganarse el pan por algún sitio. Y, seguramente, sobrevivir a nacionalismos, fanatismos, xenofobias y demás enfermedades del alma, claro.
No quiero ponerme bien puesto, pero... con todo el respeto, yo me adelanté a Todorov. Yo soy un extranjero ya. Allí donde esté: siempre integrado pero siempre extranjero. Étranger: extranjero y extraño.
Es sanísimo para el alma, aunque no todo el mundo está preparado.

2 comentarios:

  1. Somos, sí, extranjeros en nuestra propia conciencia.

    ResponderEliminar
  2. Extranjeros de nosotros mismos, sí... Abrazos,

    ResponderEliminar